lunes, 24 de noviembre de 2014

Frederic Ballell y la Rambla (I).

La singularidad del paseo más conocido de Barcelona, la Rambla, fraccionada en los diferentes tramos de Canaletas, de los Estudios, de las Flores o de San José, de los Capuchinos o del Centro, y de Santa Mónica, ha sido desde hace mucho tiempo un polo de atracción de miradas tanto de turistas como de los mismos barceloneses.

Rambla de Canaletas.

Rambla de Canaletas. Músicos en la terraza del Petit Pelayo.

Rambla de Canaletas. Terraza del Petit Pelayo.

Rambla de Canaletas. Quiosco de bebidas.

En el ámbito de la fotografía, pocos han sido los fotógrafos que no han girado su cámara hacia este lugar en sucesivas ocasiones y han dejado testimonios diversos de su mirada.
Entre estos creadores de imágenes hay que remarcar la figura de Frederic Ballell como autor de un conjunto de unas ciento cincuenta fotografías que recogen multitud de aspectos de la vida diaria en esta arteria barcelonesa.

Rambla de Canaletas. Vendedores de pájaros.

Rambla de Canaletas. Niña disfrazada de Barcelona.

Rambla de Canaletas.

Rambla de Canaletas. Parada de alimentos cerca de la calle Bonsuccés.

Frederic Ballell Maymí (Guayama, Puerto Rico, 1864 - Barcelona, 1951) era un hijo de indianos que llegó a Cataluña con pocos años, tras la muerte de su madre. Estudió ingeniería industrial en Barcelona, donde descubrió la fotografía e inició sus primeros trabajos como retratista. Al volver a Puerto Rico acabada la carrera estableció allí un estudio de fotografía, del cual nos ha quedado testimonio en diversos retratos o escenas de calle.
Su gran aportación a la fotografía catalana se inicia cuando, al volver de Puerto Rico a principios del siglo XX, empieza su relación con la revista Ilustració Catalana.
Trabaja también para otras publicaciones, como las revistas Feminal, La Esquella de la Torratxa, La Campana de Gràcia o La Hormiga de Oro

Su persistencia en la imagen de calidad y en el seguimiento de los acontecimientos que marcaban el discurrir de la sociedad supuso que revistas de fuera de Cataluña lo buscaran y lo contactaran como corresponsal: es el caso de revistas de Madrid como Blanco y Negro, La Esfera o el periódico ABC, donde ilustraba hechos de Barcelona y de Cataluña.

Rambla de los Estudios. Globo publicitario en la calle Bonsuccés.

Rambla de los Estudios. Iglesia de la Mare de Déu de Betlem.

Rambla de los Estudios. Vendedores frente a la Iglesia de la Mare de Déu de Betlem.

Rambla de los Estudios. Parada de alimentos frente a la Iglesia de la Mare de Déu de Betlem.

Rambla de los Estudios. Anuncios.

Rambla de los Estudios. Anuncios.

La Rambla es un lugar que captó la atención del fotógrafo de manera particular: más de un centenar de fotografías tomadas entre 1907 y 1908 nos muestran los diversos perfiles de los habitantes de la emblemática calle en un momento en que la atención urbanística se dirigía más en la construcción de la Via Laietana.
En esta serie de imágenes prima la voluntad de mostrar el día a día, la vida tranquila de una calle que late con los peatones.
La mayoría de las copias de la serie de la Rambla presentes en el fondo que guarda el Archivo Fotográfico de Barcelona son copias que poseen la característica formal de estar realizadas con el procedimiento de ennegrecimiento directo y de ser contactos de los negativos originales hechos con placa de vidrio al gelatinobromuro.


Rafel Torrella (Arxiu Fotogràfic de Barcelona)

Rambla de los Estudios. Quiosco de prensa frente a la calle Santa Anna.

Rambla de los Estudios. Rebaño de cabras frente al Palau Moja.

Rambla de los Estudios. Vendedores ambulantes frente al Palau Moja. 

 Calle de Portaferrissa.

Servicio de riego y limpieza en la calle Josep Anselm Clavé. 

Para todas las fotografías.
Autor: Frederic Ballell.
Barcelona. 1907 y 1908.

La Rambla en el Plano de Barcelona de 1890.

[seguirá en Frederic Ballell y la Rambla-II]


viernes, 21 de noviembre de 2014

Fichas policiales (III).

[viene de

Muchas caras conocidas también posaron para los fotógrafos de la policía.
Entre ellos encontramos personajes que defendían los derechos civiles ...

Martin Luther King. 1968.

... y otros que los defendían un poco menos.

Iósif Stalin. circa 1916.

Por supuesto, también aparecen retratados delincuentes famosos.

Alphonse Gabriel Capone.

Meyer Lansky.

Charles "Lucky" Luciano.

John Herbert Dillinger.

Bonnie Parker.

Clyde Barrow.

Y caras muy conocidas del mundo del cine ...


Jane Fonda.

Nick Nolte.

Al Pacino.

Steve McQueen.

...y de la música.

Billie Holiday.

Frank Sinatra.


Elvis Presley.


Jim Morrison.

Johnny Cash.

Steven Tyler.

Janis Joplin.

Jimi Hendrix.

Mick Jagger.

David Bowie.

Jerry Lee Lewis.

Sid Vicious.

James Brown.

Y aprovechando que pasaron por las comisarías estas excelentes voces, 
escuchemos algunos de sus más famosos temas.
¡Que se note que empieza el fin de semana! 


Frank Sinatra - New York, New York

Janis Joplin - Magic Of Love

James Brown - I Feel Good

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Sadrián, la moto murciana.


En los años cincuenta del pasado siglo, todavía en medio de la triste y pobre posguerra española urgía motorizar a la población que demandaba algo más que una bicicleta.

Una de las soluciones para satisfacer dicha demanda fue la construcción de motores bajo licencia de The Villiers Engineering Company Ltd. fundándose en el año 1.951 en Barcelona La Empresa Hispano Villiers S.A.
Esta empresa fue proveedora de motores a muchas marcas de motocicletas, motocarros y microcoches  durante los años 50 y 60.

Entre las marcas de motos, encontramos a COFERSA y ROA en Madrid, CREMSA, HURACÁN y ROVENA en Barcelona, RMH en Valencia, ELIG en Elche, AMS en Málaga y la motocicleta que nos ocupa: SADRIÁN en Murcia.

A medida que aumentaba el pequeño poder adquisitivo de los españoles de la clase media emergente y aparecían en el mercado pequeños automóviles como el SEAT 600, las marcas de motocicletas fueron desapareciendo poco a poco ante la falta de demanda.

Carmen Sevilla y el locutor de radio murciano Adolfo Fernández Aguilar. 

La motocicleta Sadrián, seguramente la única marca genuinamente murciana, estaba fabricada por la empresa  Adrián Viudes e Hijos S.R.C.

Estaban equipadas con motores Hispano-Villiers de 125 y 200 cc con un chasis propio fabricado con tubo de acero estirado en frio y reforzado en sus partes vitales por otro tubo concéntrico que multiplicaba por cuatro su resistencia.

Frente a la fachada de la Catedral.

Federico Martín Bahamontes, El águila de Toledo, en la residencia de los Viudes de El Rollo.

Bahamontes con su creador, Adrián Luis Viudes.

Probando la motocicleta en el campo de fútbol Zarandona en el Barrio del Carmen.

Para las fotografías anteriores:
Autor: Tomás Lorente Abellán.

Murcia. Circa 1955.

Catálogo de Sadrián.




Carteles publicitarios de la marca.








El promotor y responsable de esta efímera aventura motociclista fue Adrián Luis Viudes Romero, nacido el 24 de abril de 1908 en el seno de una acomodada familia murciana.
Inició los estudios de Ingeniería Industrial en la Universidad de Deusto, aunque finalmente se licenció en Derecho.
Fue uno de los pocos pilotos titulados en el Reino Unido para manejar el Autogiro de Juan de la Cierva.

Hombre inquieto, siempre será recordado por los inventos creados y llevados a la práctica en su residencia familiar y empresarial de El Rollo en el Barrio del Carmen de Murcia.
El más popular fue sin duda la motocicleta Sadrián, pero también llegó a materializar el Selfis, una especia de tabla de surf con vela antecedente de las actuales de Windsurf.

En 1955 inventó un microcoche, el Trigiro, un automóvil provisto de tres ruedas con mecanismo de acoplamiento del motor y dirección reversible que quedó sin culminar tras la aparición de otros vehículos mejor acabados como el ya mencionado SEAT 600.

También desarrolló entre otros, la televisión Sadrián, un sistema de freno de puertas, un dispositivo para abrir las fosas nasales y favorecer la respiración y un eficaz embrague.

Adrián Luis Viudes Romero.

Plano del Barrio del Carmen con la ubicación donde estaban
la casa de los Viudes y el campo de fútbol Zarandona.

Una restaurada moto Sadrián con sidecar.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin