sábado, 11 de abril de 2015

Margaret Michaelis-Sachs, la fotógrafa anarquista (II)


[Viene de Margaret Michaelis-Sachs, la fotógrafa anarquista-I]

Al llegar a Barcelona, Margaret Michaelis se instala junto con su compañero Rudolf y otros anarquistas exiliados en un piso del Barrio chino, en la calle Mediodía, junto a otros muchos alemanes.


Bar del barrio chino. Barcelona.

En esa época, en Alemania se calculaba en dos millones de personas las que vagabundeaban por el país, sin trabajo, sin recursos, saltando de una ciudad a otra, buscando encontrar un medio de ganarse la vida.
Varios miles de esos alemanes con pocos recursos emigraron a España, sobre todo a Barcelona. Un número que se incrementó  tras el nombramiento de Hitler como canciller. La nueva oleada la formaban, aparte de  vagabundos, personas de los partidos de izquierda y judíos. (1)

Su marido Rudolf (de quien se separará en 1934 y se divorciará en 1937, todo ante las autoridades del Ministerio de Justicia de Barcelona) ​​entra a trabajar en el Museo Arqueológico de esta ciudad mientras ella se dedica con su inseparable Leica a dar testimonio de todo lo que veía.

En 1934 montará su propio estudio de fotografía en Barcelona (Foto-Studio en calle Rosselló, 36 y más tarde Foto-Elis en República Argentina, 218).

También trabajó como fotógrafa para el Grupo de Arquitectos y Técnicos Catalanes para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea (GATCPAC).

Durante una temporada tuvo su estudio en un edificio del arquitecto Sert, que fue uno de los objetivos principales de sus reportajes, publicados en la revista AC, órgano de expresión del GATCPAC.

Casa del Garraf. TipoA. Exterior.
Arquitectos Josep Lluis Sert y Josep Torres Clavé.

Casa del Garraf. TipoA. Interior.
Arquitectos Josep Lluis Sert y Josep Torres Clavé.

Torre Eugenia.
Arquitecto Ribas Seva.

Fotograma con tijeras.

Fotografía publicitaria. Plumas Montjoy.

Michaelis fue de las primeras foto-reporteras en España encuadrada dentro de la corriente de fotografía de vanguardia (fotografía dirigida, nueva visión, etc.) sin olvidar la fotografía más costumbrista, expresamente pensada como propaganda, durante los años de la guerra.

Sus reportajes del Barrio chino reflejan una visión muy personal de la degradación del barrio: retrata edificios insalubres (patios interiores, cocinas), calles, gentes (niños tísicos, prostitutas, gitanos, jugadores de cartas, músicos ambulantes, marineros, trabajadores manuales, etc...) y todo aquel mundo marginal que ella intentó sacar a la luz y que muchas veces hizo que la confundieran con una infiltrada de la policía.

A algunas de las fotos las acompañaba con textos breves como el siguiente:

"Un día por la tarde, en Barcelona, cogí mi pequeña cámara Leica e hice una incursión por el barrio Chino. Allí encontré a mis amigos, los tramposos de las cartas. A su alrededor, una gran cantidad de gitanos y cómplices.
 ¡Valía la pena sacar una foto!
Hice una con rapidez y preparé la siguiente, pero ya me habían visto. Todos me miraron con cara de pocos amigos, pensaban que debía ser una chivata de la policía y que haría uso de las fotos en su contra. Adoptaron todos una actitud amenazante. El fulero tramposo se levantó de inmediato y empezó a gritarme:
- ¿Ya nos has fotografiado?
- No, acabo de empezar, pero me habéis descubierto demasiado pronto.
Tres de sus cómplices saltaron hacia mí:
- ¿Qué quieres de nosotros? ¡Lárgate y no te dejes ver más por aquí!".
Me fui. Pero ya no pude trabajar con tranquilidad en la calle del Mediodía". 

Barrio chino. Barcelona.

Barrio chino. Barcelona.

Barrio chino. Barcelona.

Barrio chino. Barcelona.

Barrio chino. Barcelona.

Barrio chino. Barcelona.

Barrio chino. Barcelona.

Barrio chino. Barcelona.

Panadería en el barrio chino. Barcelona.

Panadería en el barrio chino. Barcelona.

Rosita. Barrio chino. Barcelona.

Barrio chino. Barcelona.

Margaret tenía un compromiso vital con el mundo que le rodea y que como anarquista quiso denunciar.
Su trabajo, que publicó en un buen puñado de revistas (D'aci i d'alla, Crónica, Mundo Gráfico, Nova Iberia, SIAS, Armas y Letras) quedó en el anonimato. No firmó nunca con su nombre porque, como libertaria, sólo creía en el trabajo colectivo.

La Guerra Civil le llevó también a colaborar con el Comisariado de Propaganda de la Generalitat de Cataluña, publicando fotografías de refugiados, campesinos, niños y otros temas relevantes para la época como el multitudinario entierro de Durruti o la visita de Emma Goldman a Valencia, Cataluña y Aragón.

Campesino.

Vendimiadoras.

Verdulera.

Mercado. Barcelona.

Escuela pública.

En el hospital.

Preparados para la ducha.


Ancianos. Barcelona.


Barcelona.

Fiestas de pueblo.

Convoy de la Cruz Roja británica en Portbou.

Niños refugiados con su maestra en el estadio de Montjuich.

Entierro de Buenaventura Durruti. Barcelona.

Entierro de Buenaventura Durruti. Barcelona.

Barcelona.

Emma Goldman.
Barcelona.


Para todas las fotografías.
Autora: Margaret Michaelis-Sachs.
España. 1933-1937.

(1)Para saber más sobre los alemanes en Barcelona, haced CLIC AQUÍ.

[Continúa en Margaret Michaelis-Sachs, la fotógrafa anarquista-III]

10 comentarios:

  1. La época era tremenda, interesante, pero tremenda. Y la labor de esta mujer, fundamental. A mitad de camino entre el testimonio- denuncia y la crónica histórica: Sus personajes: gente corriente. Sin aportaciones como estas, la historia quedaría coja.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que si no encontrásemos fotógrafos de lo cotidiano, del pueblo llano, no nos haríamos una idea real de la época que queremos conocer.

      Abrazos, Cayetano!!

      Eliminar
  2. Estoy completamente de acuerdo con el comentario que hace Cayetano. La fotografía de su estancia en Barcelona puede ser considerada una fuente histórica de importante valor.
    Muy interesante estos dos post sobre Margaret.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No en vano fue una de las primeras fotógrafas que realizó fotografías propias del fotoreporterismo en España.
      Margaret es una fotógrafa de la que sabía muy poco. A medida que leía más sobre ella, me iba gustando cada vez más.

      Abrazos, Ginebra!!

      Eliminar
  3. Te dejo un gran abrazo, Enrique! Como siempre, tus post son un lujo! Ando con poquísimo tiempo (preparando mi viaje y la publicación de un manual ambiental), por eso mi visita es fugaz...pero volveré!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Patzy.
      Y suerte con ese trabajo. Cuando vuelvas por este rincón, serás siempre bienvenida.

      Abrazos!!

      Eliminar
  4. Vaya, quién nos diría que los alemanes tuvieron que emigrar un día a España. Qué vueltas da la vida. Lástima que casi siempre toque estar boca abajo a los mismos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me sorprendió lo de los inmigrantes alemanes en España.
      ¡Qué pronto olvidan algunos que también fueron inmigrantes!

      Abrazos, madame!!

      Eliminar
  5. Geniales, me encantan sobre todo las de corte costumbrista. Al margen de las que son más comerciales, hay algunas en las que se nota un esfuerzo por lograr un efecto determinado. Me refiero, por ejemplo a la de los grifos del Barrio Chino.

    Estupenda colección, como siempre,

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, se nota que quería decir algo con sus fotografías. Y también que lo hizo por el placer de hacerlas. No era ningún encargo.

      Abrazos, Charles!!

      Eliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin